No hay día que alguien no se pregunte o pregunte a algún Oráculo cuando saldremos de la crisis. La respuesta a la pregunta, antes de nada, es a qué se refiere con salir de la crisis. Los medios de comunicación nos dirán que hemos salido de la penuria económica cuando el PIB de un trimestre en España empiece a ser positivo

Pero qué el Producto Interior Bruto crezca no es la única variable positiva para poder asegurar que se ha superado la tormenta perfecta en la que estamos inmersos. Otras variables, entre las que destacaría el empleo, deben mejorar para poder afirmar que lo peor ha pasado. En esta entrada veremos, de la forma menos técnica posible, qué es el PIB y de qué depende que crezca.

Cuando el PIB español empiece a crecer de forma sostenida y en un porcentaje suficientemente alto para que se genere empleo, podremos afirmar que la economía, por fin, crece. Para simplificar, podemos definir el Producto Interior Bruto como el valor monetario total de la producción de bienes y servicios en un país durante un periodo de tiempo.

Por tanto, podemos decir que el PIB:

– Se mide en unidades monetarias (en nuestra zona, en euros). No se cuentan las casas que se construyen, sino lo que valen, por poner un ejemplo.

– Es una variable de flujo (refleja la variación de lo producido en un periodo de tiempo).

– Refiere lo producido en el interior de un país, sea por empresas españolas como extranjeras; no se computa lo producido fuera del país, aunque sean bienes o servicios de firmas españolas.

– Es una forma de valorar la capacidad productiva de un país, tanto de bienes como de servicios. Si el PIB crece, se producen más bienes y servicios o se producen los mismos pero con mayor valor añadido. Evidentemente, no incluye la producción sumergida, los trabajos informales ni la actividad ilegal.

– El PIB/habitantes o PIB per cápita nos permite estimar lo que cada persona produce dentro del país y nos sirve para hacer comparaciones con las demás naciones.

Ya sabemos qué es el PIB, una estimación de la riqueza de un país y, con todos los matices posibles, de su bienestar material. Veamos ahora de qué factores depende, información necesaria para entender las políticas económicas que se ejecutan para intentar sacar de la crisis al país, es decir, para conseguir un aumento suficiente del Producto Interior Bruto y, consecuentemente, el incremento de los puestos de trabajo disponibles en la economía.

PIB = C + I + G + (X-M)

Siendo C el consumo privado nacional, I la inversión empresarial, G el famoso gasto público y (X-M) la diferencia entre lo que un país exporta y lo que necesita importar o resultado neto del comercio exterior. Esta forma de desagregar el PIB se basa en las demandas finales de bienes y servicios en un momento dado, y se denomina método del gasto. Es decir, lo que produce un país ¿a que se destina?

Veamos también una fórmula menos conocida pero igual de importante, llamado método del ingreso; ¿quién produce los bienes y servicios?

PIB= Rl + Rk + Rr + B + A + (Ii-S)

Donde Rl, Rk y Rr se corresponden a los salarios, rentas del capital o de la tierra y los intereses financieros, B a los beneficios empresariales, A son amortizaciones y (Ii-S) la diferencia entre impuestos indirectos y subsidios.

Hasta aquí los tecnicismos. Veamos para que nos puede servir conocer estas fórmulas con casos prácticos. Dependiendo de la teoría económica que uno maneje, puede estar de acuerdo con alguna de las siguientes afirmaciones o no, pero me voy a intentar basar en el sentido económico común:

¿Qué puede hacer un gobierno para aumentar el PIB, es decir, para sacarnos de la crisis?

Políticas de gasto público, por ejemplo. Aumentar el G, ya que el consumo privado C y la inversión I han caído estrepitosamente. Evidentemente no de cualquier manera, ya que lo ideal es que este gasto público sea productivo a largo plazo y genere mejoras competitivas (por ejemplo gastando en infraestructuras tecnológicas).

¿Por qué nos dicen que el aumento del IVA lastrará el crecimiento español?

Si se aumenta el Ii, parece que crece el PIB, pero hay que pensar que el PIB es la capacidad productiva de un país, que no aumenta por incrementar los impuestos. Si en el sumando aumenta I, bajará alguno de los otros factores para equilibrar la suma. Es decir, que si aumenta el IVA, eso se notará con una disminución de los beneficios empresariales o de los salarios que se pagan a los trabajadores, que a su vez disminuirá la inversión o el consumo privado.

¿Cuando aumente el PIB la economía irá bien?

Qué el PIB crezca es una buena señal al indicar un crecimiento de la actividad productiva y, consecuentemente, más puestos de trabajo. Pero también es importante conocer la composición de los bienes y servicios que se producen. Una economía tiene un crecimiento sólido si los bienes y servicios que produce le permiten crecer a largo plazo. De esta crisis hay que aprender que no se puede crecer con un porcentaje tan alto de construcción residencial, por ejemplo. Los sectores que demandan mano de obra cualificada y producen bienes y servicios de alto valor añadido son los que permiten a la economía crecer de una forma sostenible en el tiempo.

Con esta entrada esperamos que el lector tenga una idea de lo que significa la palabra crecimiento económico que utilizan los medios y vea que la economía, en el fondo, es una manera de ver los problemas diarios con un enfoque particular.

Más información | INE datos PIB
Imagen | Noel Feans, Flickr